Tipo de cambio
Compra
S/.4.034
Venta
S/.4.041
Compra
S/.4.02
Venta
S/.4.05
Compra
S/.4.07
Venta
S/.4.016
Compra
S/.4.013
Venta
S/.4.067
Compra
S/.3.995
Venta
S/.4.084
Compra
S/.3.936
Venta
S/.4.144
Compra
S/.3.9
Venta
S/.4.06
Noticia Anterior
  • Inicio
  • El Búho
  • “José María iba de mi mano”, poema finalista del IX Concurso Literario

“José María iba de mi mano”, poema finalista del IX Concurso Literario

Este poema fue distinguido con un diploma en diciembre de 2020. La obra es una de las cinco finalistas de la categoría Poesía, del IX Concurso Literario El Búho. «José María iba de mi mano» fue una de las 5 obras finalistas.

El autor, Eloi Fau, de origen español se desempeñó como profesor de educación secundaria, redactor web, articulista y bloguero. También se desempeñó como entrenador de fútbol. Tiene publicados un libro de cuentos y más de quinientos artículos. Ha ganado algunos premios de poesía y narrativa como:

  • Primer Premio en El Fernando Lalana de Microrrelato del 2015 – España.
  • Primer Premio en el Concurso de Relatos de Discapacitados Sin Fronteras 2014 – España.
  • Primer Premio en el XVIII Concurso de Poesía de Torrero España.
  • Primer Premio en la XXXII Edición de Poesía Ciudad de Tudela – España
Poesía escrita in memoriam a José María Arguedas obtuvo mención. honrosa en el Concurso Literario de El Búho

José María iba de mi mano (Finalista IX Concurso Literario El Búho)

Nadie te hará daño, niñucha . Nadie te lo hará.

Un trompo baila, zumba en el patio del recreo
i mi mejor propina cae por el suelo
i mi mejor propina rueda por las baldosas sucias de ajedrez
i con ella me compro un paco de hierba (un porro bendito de alquitrán)
i con él me fumo el martes trece de mi entierro
i con él me fumo el veintiocho de julio de mi patria
i con ella me compro jueces i alcaldes
i me compro cortázares que no saben de riachuelos edénicos
i me compro el gatillo de tu primer adiós
i me compro editores que no te leyeron
i me compro la parafernalia del amor que no te amó.

Bebe ron.
Traga aguardiente, niñucha,
que te hará bien para esos males que tenemos todos.
Bebe ron.
Sorbe el néctar de la Justinita de descalzas orillas
cierra tus ojos cerca de su pollera
cierra tus ojos a la bendita hora del mágico phallchay
a la bendita hora de su piel lisa.

Bebe ron, compadre
que tal vez la Justinacha ojitos de capulí,
chapitas de pan,
olorcito de amor,
calorcito de Dios,
vocecita de jilguero,
nos haga caso: a ti, a mí.

Bebe un poco más, niñucha
i dame con tu boca de frío algo de eso dentro que te hiela el alma i el dolor.
Bebe el poco de alcohol que queda en el aire
i así vamos matando estos amores ajenos,
amores mestizos
amores perros que nos trastocaron la vida.

Bebe, niñucha que ya nadie te hará daño.
Coge tu alforja, José María
fuma hierba como yo
fuma toda la hierba del campo que jamás te abrigó
chaccha tranquilo, niñucha que el panteón aún está lejos.

Déjame entrar en tu Viseca,
en su luna de mayo,
en su olor dulce a chola linda del Perú.
Déjame meterme en El Chawala,
en su adentrito ,
en el aguacero tierno de las nubes negras.
Déjame entrar en la bala que va a por ti, niñucha
déjame hacer polvo el colegio de tejas-rojas-escampadas donde desaprendiste el
querer
déjame pintar de azul feo sobre el barro del padre malo que todos tuvimos al nacer
déjame quitarte el bigote, niñucha .

Ven
ven a mi lado que ya nadie te hará mal así pasen otros quinientos malditos años .
Aquí estaremos bien, niñucha :
la Mamacha,
el Tayta,
la Justinita,
las torcazas, yo…
Déjame que bese a la Justinita,
a su olor de coca andina,
a sus dientecitos blancos,
a su pecho de tomate,
a su arrullo de cuculí.

Déjame hilar el río en mi mente
déjame cantar, borrachito de amor i locura, el Carnaval de Tambobamba
déjame lamer el rondín telúrico que llevabas en tu bolsillo izquierdo
deja que el yaraví haga con tu huacto aquello que tanto nos mece.

No te sueltes de mi mano, niñucha
(lejos de la lluvia los kukuchis dan más miedo todavía).
Nos iremos, José María, antes de que sea tarde
nos iremos con la Justinita i sus enaguas arcoíris,
i sus ojos de piedrecitas como el arroyo nocturno
nos iremos con el Máximo i sus tijeras de la buena suerte,
i con El Chawala
nos iremos arriba, arriba, dentro de la noche
por aquel sendero que se nos quiso ir.

No te morirás solito como siempre quisiste
seremos dos, tal vez unos cuantos.
No te sueltes de mi mano, José María
no te sueltes
aléjate del aguacero que El H uankarkuichi se te puede aparecer,
aléjate de la flema de la madrastra inmortal,
huye del anochecer a estas horas tan malas,
aléjate de los que te quitaron el cobijo:

el don froilán ,
el fiscal de turno ,
el patrón santiago,
los de la avenida empresarial.

Me iré, José María
me iré con las paca-paca besando las montañas
me iré por los ríos de Puquio
(allá donde respirabas tus verdes-claras-aguas-cielos-mansos-gaviotas-cóndores de
paja)
me iré i tal vez te encuentre junto al canto rodado más mustio de las alturas.

¿Ves?
aquí se está mejor, niñucha
déjalos que allí abajo se maten entre ellos
déjalos que El Chawala les pondrá su carita fea al oscurecer.

Ya lo sabes
ya lo sabes
ellos solos volarán sus cabezas gamonales
ellos solos llorarán las tormentas negras de los viernes que tanto susto te daban.

No te sueltes de mi mano, José María
agárrate fuerte, niñucha.

El Búho, para más noticias del Concurso Literario síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y además en YouTube

La entrada “José María iba de mi mano”, poema finalista del IX Concurso Literario aparece primero en El Búho.

Ver Noticia Completa
Siguiente Noticia