La India sumó en las últimas 24 horas 357 229 nuevos casos y 3 449 muertos por la COVID-19, mientras los hospitales están colapsados y falta oxígeno y medicinas, a pesar de los esfuerzos de la comunidad internacional.