Se llamaba Luis y su ánimo por dar a conocer las luchas de los trabajadores lo convirtieron en periodista. En 1931 fue fundador de La Tribuna y su pluma dio cuenta de las huelgas de textiles, panaderos y artesanos. Se hizo secretario de Prensa de la Confederación de Trabajadores del Perú (CTP), lo que le ganó el exilio a Chile, en 1949, decretado por Odría.

Su consecuencia fue reconocida hasta por un desengañado del aprismo como Héctor Cordero quien escribió “La prensa aprista, lejos de defender los intereses de los trabajadores, tomaba partido por sus enemigos de clase: El diario La Tribuna, que es el órgano oficial del Partido, sigue una línea vergonzante de forzar a los trabajadores, cuando se trata de empresas imperialistas u oligárquicas. Allí están los casos de Toquepala, de la Cerro de Paseo Copper Corporation, de la International Petroleum Company… Hay que hacer la honrosa excepción de la columna sindical del c. Luis López Aliaga, quien constituye botón de muestra del aprismo verdadero en el diario”.

En 1950 la OIT reclamaba al gobierno peruano que «Varios dirigentes sindicales han sido detenidos en una o varias oportunidades; algunos, tal como el Secretario de Prensa de la CTP, Sr. Luis López Aliaga, han sido desterrados del país después de meses de prisión».

En el país del sur, Luis trabajó en la revista Ercilla, fundo una familia y se quedó para siempre. Uno de sus nietos, novelista, que lleva su mismo nombre, hace poco recordó «Luis Alberto Sánchez llegó con mi abuelo a Chile, los dos exiliados, los dos apristas. Su familia y la de mi abuelo vivieron juntas en una casa de dos pisos de la calle Huáscar, en Ñuñoa».

Crítico implacable del monopolio tranviario de su tiempo y defensor de su sindicato, si hoy viera a Perú Rail seguro tomaría partido por los trabajadores y organizaría un frente de clases cusqueño para combatirlo, con el cómplice respaldo de Haya de la Torre.

Ese era el compañero Luis, el verdadero López-Aliaga. El de hoy, quien maneja el monopolio ferrocarrilero, tiene que resignarse a contar con el apoyo de solo Jorge del Castillo.