El Ministerio de Relaciones Exteriores, consideró que el respeto irrestricto a los derechos humanos y el restablecimiento de las libertades políticas son condiciones indispensables para una salida pacífica y constitucional a la crisis en Venezuela.