Una enardecida población sacó a empujones a un gerente municipal del distrito de Buldibuyo de la provincia de Pataz (La Libertad) tras llegar tarde a una reunión con los pobladores de Cachapo.

Los ciudadanos indignados le colocaron dos letreros al trabajador municipal, uno en el pecho que decía “Debo ser puntual a la reunión”, y otro en la espalda que se leía “No debo tomar el nombre de Cachapo sin autorización”.

“Queremos al alcalde no a representantes” y “Al Cachapo se respeta”, gritaban los pobladores mientras paseaban al funcionario público por las calles del poblado.