El gobierno británico anunció el martes un aumento del arsenal nuclear, por primera vez desde el fin de la Guerra Fría, en el marco de la primera revisión estratégica posbrexit, que subraya los desafíos presentados por Rusia y China.