Nuevas restricciones adoptadas por el Gobierno de Sao Paulo, uno de los estados brasileños más afectados por la pandemia del coronavirus, entraron este lunes en vigor con el objetivo de evitar el colapso de su sistema público de salud.