Estados Unidos acusó el lunes a Pekín de estar detrás de un masivo ciberataque contra el gigante tecnológico estadounidense Microsoft e inculpó a cuatro piratas informáticos chinos, mientras Washington y sus aliados condenaron en declaraciones concertadas la actividad cibernética "maliciosa" de China.