El gigantesco desprendimiento de tierras que arrasó el sábado la villa costera de Atami, en el centro de Japón, dejó cuatro víctimas mortales y al menos 64 personas desaparecidas, indicaron las autoridades en un nuevo balance provisional.