Trabajadores chinos han sido recriminados por abrir videos o fotografías durante sus horas de trabajo. Ellos no sabían que mantenían un programa que monitoreaba toda su actividad en el día.