Los infractores estaban reunidos en el sótano de un edificio, que había sido acondicionado como una discoteca. Todos fueron llevados a la Comisaría de San Miguel