La unidad de policía táctica de la ciudad alemana de Frankfurt es disuelta tras descubrirse que algunos de sus miembros intercambiaron mensajes con contenido ultraderechista.