Las autoridades de Nueva Zelanda declararon una alerta de tsunami tras un fuerte sismo de magnitud 8.1 en las islas de Kermadec, y ordenaron una evacuación de las costas del noreste del país.