La sonda solar Parker vive en el ambiente extremadamente caliente alrededor del Sol conocido como corona y, además de las altas temperaturas, tiene que soportar el ataque del polvo espacial.