El avance de tiempo durante su investigación es importante: la inteligencia artificial hace en horas lo que los humanos pueden producir en meses.