Investigadores de Toshiba logran desarrollar una red cuántica capaz de transmitir qubits a lo largo de 600 kilómetros de fibra óptica, sin posibilidad de que esta transferencia pueda ser vulnerada.