Se calcula que esta medida puede suponer la salida de unos US$ 19,000 millones de los fondos de pensiones en Chile.