Desde las 07:00 h, un total de 25’287,954 peruanos están convocados, hoy, a las urnas, dentro y fuera del territorio nacional, para decidir el destino del Perú en el próximo quinquenio cuando elijan, entre los postulantes Keiko Fujimori (Fuerza Popular) o Pedro Castillo (Perú Libre),al próximo presidente de la República, que iniciará el tercer centenario de nuestra independencia.

Para estos comicios, en el territorio nacional están hábiles para sufragar 24 millones 290,921 electores, así como 997,033 peruanos residentes en el extranjero. Se prevé instalar 86,488 mesas de sufragio, de las cuales 83,048 se deberán instalar en el territorio nacional y 3,440 en el extranjero.

Además, la ONPE ha instalado 94 oficinas descentralizadas de procesos electorales (ODPE) y ha dispuesto 104 centros de cómputo para el procesamiento de los resultados. En el territorio nacional se instalarán mesas de sufragio en 1,042 centros poblados, a fin de garantizar y acercar el voto a 775,696 electores en estado de pobreza y pobreza extrema.

Según los últimos sondeos de opinión y simulacros de intención de voto elaborados por las empresas encuestadoras, la distancia porcentual entre ambos candidatos es mínima —dentro del margen de error— lo que, sumado a la tradición peruana del elector de decidir su voto en el último momento, invitan a un pronóstico reservado en los resultados.

A la jornada de hoy, Keiko Fujimori llega con el apoyo de diversos partidos políticos como César Acuña (Alianza para el Progreso),Rafael López Aliaga (Renovación Popular),figuras políticas e intelectuales (Pedro Cateriano, Mario Vargas Llosa),sector empresarial (Carlos Neuhaus, Ricardo Márquez) o de la farándula (Gisela Valcárcel y Magaly Medina).

En contraparte, Pedro Castillo sumó a su partido el apoyo del exmilitante aprista y ex vocero y congresista del fujimorismo Daniel Salaverry, además de algunos cuadros técnicos de Juntos por el Perú, organización que postuló sin éxito a Verónika Mendoza, como Pedro Franke, o del Frente Amplio, caso de María Elena Foronda, suspendida en el Congreso de la República por contratar en su despacho a una ex sentenciada por terrorismo.

De la misma forma, otros se mostraron cautos, como es el caso del excandidato presidencial de Podemos Perú y ministro del Interior humalista, Daniel Urresti, quien no ha precisado su respaldo a ninguna candidatura y solo invocó mantenerse vigilante al respecto.

De otro lado, el JNE desplazará más de 16 mil fiscalizadores en el ámbito nacional, con el fin de realizar el monitoreo de todo el acto electoral (instalación de mesa, sufragio y escrutinio),verificar la legalidad de las acciones y conducta de los actores electorales, así como inspeccionar los locales de votación.

QUINCE MISIONES ELECTORALES

Para hoy, quince misiones de observación electoral, compuestas por un total aproximado de 150 integrantes, velarán por la transparencia de la segunda vuelta electoral, pertenecientes a entidades como la Unión Europea, la Organización de los Estados Americanos (OEA) y a la Unión Interamericana de Organismos Electorales (Uniore),entre otras.

Sobre la supuesta negativa de acreditar a algunas organizaciones internacionales como observadores, el presidente del Jurado Nacional de Elecciones, Jorge Salas Arenas, aclaró que sus solicitudes fueron presentadas de manera tardía. Según la ley vigente, recordó, estas deben inscribirse antes de la primera vuelta para estar presentes durante todo el proceso electoral.

ALERTA MÁXIMA POLICIAL

El ministro del Interior, José Elice, informó que los oficiales y suboficiales de la Policía Nacional del Perú (PNP) se encuentran en alerta máxima por el proceso electoral. En un comunicado, señaló que todos los integrantes de la PNP tienen garantizado el pleno ejercicio al derecho de sufragio, tal y como ocurrió durante la primera vuelta.

Por su parte, el comandante general de la PNP, César Cervantes, indicó que esta institución garantiza la seguridad de todos los peruanos antes, durante y después del proceso electoral.