Jose Antonio Torres

gammonlat@gmail.com

 

Ya sabemos que el Backgammon es un juego en el que uno necesita comprender sobre varios aspectos que no son adherentes a un juego de mesa en sí. El Backgammon necesita que cada jugador involucrado haga un análisis de las probabilidades y las estadísticas además de un conteo de pips para poder tener un dominio mucho más amplio del juego y poder desarrollar una estrategia que le permita salir airoso del partido.

Pero hay dos conceptos que son muy importantes y que pocas personas lo ponen en valor. La concentración y el tiempo. Tal como pasa en el ajedrez, aquí uno tiene determinada cantidad de tiempo para jugar. Y así como pasa en el ajedrez, en este juego cada jugador tiene una cantidad de tiempo asignado y mediante una acción del reloj uno puede pausar su propio tiempo para que en el turno del otro jugador pueda consumirse solamente su tiempo y así cada uno de estas cuentas van corriendo independientemente para poder para que cada uno pueda administrar el suyo. La idea es administrarlo para poder usar más tiempo en el análisis de las jugadas más complejas.

Backgammon: concentración versus tiempo

La concentración está muy relacionada con el tiempo. En el desarrollo del juego del Backgammon hay jugadas que son bastante obvias, hay tiros clásicos, hay combinaciones que el libro y la técnica lo llevan a uno a decidir, rápidamente, el movimiento. Sin embargo, hay momentos trascendentales en el partido donde una jugada clásica requiere de un poco más de atención y donde no necesariamente la jugada más obvia es la mejor. Es en estos momentos del partido donde uno tiene que procesar distinto tipo de información: El desarrollo del juego, la cantidad de puntos a jugarse, el Score, el momento del juego, la cantidad de puntos que le faltan al rival para ganar o a uno mismo, así otros factores en los que uno tiene que darse cuenta si es momento indicado en hacer o no determinada jugada. Si uno trata de hacer siempre las jugadas obvias y clásicas uno se puede someter a que el azar haga de las suyas porque a veces pasa de que al dejar de hacer una jugada determinada nos parece que la suerte o incluso que el software o la plataforma web donde jugamos las partidas Online hacen algún tipo de hechizo o magia negra para embarcarnos en una seguidilla de lanzamientos exóticos que solamente nos llevarán a perder el partido. No existe tal mala suerte.

Es por esta razón por la que nosotros tenemos que exigirnos, estar atentos a todo el desarrollo del juego y no minimizar ningún lanzamiento aunque parezca obvia la jugada o el movimiento. Porque a veces hay jugadas escondidas y posiciones más importantes que el Golden Point o alguna otra posición tradicional. La concentración en el desarrollo del Backgammon es muy importante, nos permite administrar nuestro tiempo tal y como nosotros deseamos, tal y como nosotros necesitamos y nunca tenemos que presionarlos porque nos estamos demorando mucho dado que el tiempo asignado por partido es igual para ambos jugadores. Cada jugador tiene el mismo derecho de utilizar su recurso de tiempo tal y como a uno le parezca, y no por eso tenemos que sentirnos mal por usar más tiempo que el rival. Si él lo necesitara, si el rival así lo decidiera, si el rival tuviera la necesidad de utilizar más tiempo para sus jugadas para sus movimientos ten por seguro de que lo usará y eso no tendría por qué afectarnos mentalmente. Es por esto que la concentración en el juego y el tiempo están muy estrechamente relacionados y es un factor muy importante para consolidar nuestro juego y evolucionar nuestra forma de jugar, crecer técnicamente y convertirnos en un mejor jugador de Backgammon.

“Pero hay dos conceptos que son muy importantes y que pocas personas lo ponen en valor”