Llevó a su hijo a un bosque, donde le hizo un corte en el cuello con un cuchillo de carnicero. Luego, se entregó a la Policía y confesó el crimen