Indicó que en las cifras a nivel nacional se ve un descenso de la segunda ola de la COVID-19, pero que en Arequipa la situación se está volviendo incontrolable