Super Mensajes

Nuevamente los experimentados cirujanos acompañados por el equipo multidisciplinario del Hospital Nacional PNP Luis N. Sáenz lograron salvar la vida de una paciente, esta vez de una niña de cuatro años, a quien operaron de emergencia para sacarle un quiste que ocupaba el 50% de uno de los pulmones.


Es la primera cirugía cardiotorácica de alta complejidad que se realiza a menores en el hospital policial, que resultó exitosa. Abigail ya salió de la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (UCIP) y se encuentra recuperándose progresivamente en el área de Hospitalización Pediátrica, luego de responder satisfactoriamente a la operación.

Quiste hidatídico


Fue un quiste hidatídico causado por la presencia de un parásito, que probablemente ingresó por la boca y terminó formando el peligroso quiste en el pulmón. Fue detectado gracias a la radiografía y tomografía que le realizaron.


El quiste medía aproximadamente, 7x7 centímetros, y la hazaña estuvo en las manos del equipo del Departamento de Cirugía de Tórax y Cardiovascular, un gran grupo multidisciplinario integrado por anestesiólogos, intensivistas pediátricos y asistentes. 

La operación cardiotorácica de alta complejidad duró dos horas, y fue realizada en una de las modernas salas de operaciones del Hospital Nacional PNP. Los especialistas retiraron el quiste hidatídico complicado roto, que ocupaba el 50% del pulmón derecho entre el lóbulo inferior que comprometía la vida de la pequeña. 

Los médicos cirujanos fueron Wilber Coasaca, José Rodríguez, Henry Quispe, Willy Meza y Delaney Reyes, del Servicio de Cirugía de Tórax y Cardiovascular. Ellos realizaron la intervención utilizando una videocámara y pinzas mínimamente invasivas que introdujeron en el tórax, por un corte de 3 cm. (Cirugía Torácica Uniportal),donde se retiró por completo el quiste, reparándose todo el tejido dañado en el pulmón.


Gracias a la intervención quirúrgica, la pequeña Abigail ahora podrá vivir tranquila, dando así mucha alegría a sus padres y familiares, entre ellos el suboficial PNP Jhon Romero Enrique, de la División Policial de Huacho, quien llegó con pocas esperanzas porque dudaba si traerla o llevarla a otro lugar.

Además de Abigail, el suboficial Romero tiene tres hijos, y ahora está muy agradecido con todo el personal del Hospital Luis N. Sáenz, cirujanos, personal de UCI Pediátrica y de la Sanidad Policial que atendieron a su engreída.

Más en Andina:



(FIN) NDP/ SMS


Publicado: 21/2/2024