A nadie le gusta perder el sentido del olfato o el gusto, un síntoma común de covid-19, pero para los sommeliers y otros profesionales del vino de Francia, es particularmente traumático.