Su misión desde el inicio de la pandemia, al igual que el equipo de profesionales que trabajan en la Villa Panamericana, fue salvar vidas de las garras del coronavirus; sin embargo, pese a los extremos cuidados, este mal invisible lo infecto a él y a su familia.