La estrategia de ataques entre candidatos, bajo la idea de que los beneficia frente al elector, los termina perjudicando al momento de la votación, opinó el consultor internacional en márketing político, Pablo Rojas Díaz.