El presidente de Brasil Jair Bolsonaro pasó la primera noche internado en un hospital privado de Sao Paulo, donde continuará este jueves con un "tratamiento conservador" y seguirá en observación para ser evaluado si debe ser sometido a una cirugía por una "obstrucción intestinal".