Argentina venció 1 a 0 ante Brasil y se consagró campeón de la Copa América, en una disputada final que se jugó en el mítico Estadio de Maracaná de la ciudad de Río de Janeiro.