Hace unos días, el ministro de Salud, Óscar Ugarte, confirmó el primer caso de la variante india en una mujer de 78 años que vive en la provincia de Arequipa luego de haber presentado los síntomas comunes de la enfermedad, cuya peligrosidad fue revelada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) al tener una doble mutación.

O también denominada B.1.617, esta alteración en el SARS-CoV-2 se debe al nivel de la proteína de la spiga (spike), haciendo que la efectividad de las vacunas desarrolladas sean menores, según reveló el Dr. Augusto Tarazona, médico infectólogo.

Según reportes, la variante Delta mantiene presencia en 61 países y que el caso reportado en el Perú no sería el primero, incitando a que las autoridades tomen medidas de prevención a fin de evitar más casos.

LEE MÁS: Científicos peruanos desarrollan prueba que detecta la COVID-19 a través de la saliva

"Esta variante delta puede evadir la respuesta inmunológica y eso es lo que más nos preocupa y se ha visto que disminuye la efectividad de las vacunas (contra la COVID-19). Por ejemplo, con la vacuna Pfizer, usando una sola dosis baja a 38%, con dos dosis a 88%. Con la vacuna AstraZeneca llega a un 60% de eficacia", explicó el Dr. Tarazona

La COVID-19, un enemigo difícil de vencer

Para el especialista, la variante B.1.617 presenta una tasa de contagio muy elevada en adolescentes de 12 a jóvenes de 20 años: "Los médicos de la India que han atendido y reportado estos casos, los han relacionado con algunas características clínicas que no teníamos como disminuir la capacidad auditiva", dijo.

"(…) Produce trastornos gástricos más o menos severos y también trombosis que puede llevar a necrosis. Ello lleva a mayor número de hospitalización y lleva al desborde de la capacidad del sistema de salud", continuó el médico infectólogo.

MIRA TAMBIÉN: Argentina: Médico de 44 años falleció de COVID-19 a pesar de que recibió las dos dosis de la vacuna Sputnik V

La recomendación del Dr. Augusto Tarazona fue que las autoridades correspondientes apliquen cercos epidemiológicos con el objetivo de que el virus no pueda expandirse.