Keiko Fujimori se encuentra otra vez ante la posibilidad de ser encarcelada preventivamente por el caso Cócteles (Odebrecht). La diferencia es que ahora está a un paso del juicio oral y porque, según el Equipo Especial Lava Jato, infringió una de las normas que le impuso el Poder Judicial en abril del 2020: no comunicarse con los testigos del caso.

En este sentido, el fiscal José Domingo Pérez pidió ayer al juez Víctor Zúñiga que se le varíen las restricciones a la candidata presidencial por la medida más grave: prisión preventiva.

Acorde a lo que se consigna en el requerimiento al que accedió este diario, “se ha advertido como hecho público y notorio [la conferencia de prensa del miércoles pasado] que se comunica con el testigo Miguel Torres Morales, en la que la acusada presentaba al testigo como abogado y vocero político de Fuerza Popular”.

LEE MÁS:Keiko Fujimori: "Seguiremos defendiendo hasta el último voto"

Pérez alertó que no es la primera vez que Keiko incumple dicha restricción, pues en mayo y junio del 2020, poco después de su liberación con limitaciones, ya se le había exhortado a que cumpla lo dictado entonces por la Segunda Sala de Apelaciones. Este tribunal indicó que las reglas eran de cumplimiento obligatorio bajo riesgo “de revocarse la presente medida y dictarse nuevamente prisión preventiva en su contra, previo requerimiento del Ministerio Público”.

Pérez cumplió con este procedimiento, enviando su pedido de prisión preventiva al juez Víctor Zúñiga Urday. No obstante, fue recibido por el otro magistrado, Santos Benites Burgos. Zúñiga regresará de sus vacaciones este lunes 14 de junio, por lo que en los próximos días se conocerá cuándo será la audiencia en la que se decidirá si Keiko continuará con sus restricciones o pasará el proceso desde la cárcel por los aportes ilícitos de Odebrecht y otras empresas a sus campañas presidenciales del 2011 y 2016.

¿Qué dice la defensa de Keiko Fujimori?

Por la tarde, Keiko Fujimori, su abogada Giulliana Loza y Miguel Torres cuestionaron a Pérez desde su local de prensa intentando desvirtuar la infracción a la regla de conducta. Loza dijo así que tras una aclaración de la Sala “se determinó que el motivo de esta regla [incomunicación con testigos] no era otra que evitar la comunicación con personas consideradas supuestos aportantes simulados”.

MIRA TAMBIÉN:Dina Boluarte a Keiko Fujimori: “Hay que saber perder con humildad”

Pero en dicha aclaración, que data de julio del 2020, la Sala permite que Keiko se comunique con su abogada y sus familiares, pero mantiene la prohibición para “sus computados, testigos u otros órganos de prueba”, de forma directa o indirecta. Es decir, reafirma su incumplimiento.

https://www.youtube.com/watch?v=_iORyyW8RLU

En tanto, Torres adujo que fue testigo para otro caso relacionado a Keiko Fujimori; cuando en realidad declaró como testigo ante el fiscal Pérez precisamente por el caso Cócteles en setiembre del año pasado, en presencia de su abogada Giulliana Loza y el abogado de Fuerza Popular, Juan Alarcón. Ello sin contar con que Torres figura como uno de los cientos de testigos registrados en la acusación fiscal.