El cáncer es una enfermedad que terminó con la vida de Omar Álvarez, de 33 años, quien era un profesional en la industria de los videojuegos hasta que fue diagnosticado con esta afección tras una serie de chequeos. Los médicos le informaron que se encontraba en una etapa terminal y que le daban, aproximadamente, 4 meses de vida, los cuales fueron aprovechados para expresarse en Twitter.

Mediante una carta, el afectado reconoció sentirse afortunado tras haber gozado los privilegios de la vida y por las buenas personas que conoció durante la evolución de su carrera, pero que no todo era felicidad: "Me muero, pero con la mayor suerte de este mundo", dijo.

"Me estoy muriendo. El tratamiento de quimioterapia definitivo no ha dado ningún resultado. Estos seis meses de auténtico infierno, no han servido para nada. Mis tumores siguen creciendo a una velocidad mayor de la esperada y mi tiempo aquí es muy limitado: 4 meses. Ya no hay tratamiento. Toca esperar a la muerte, clínicamente hablando", continuó.

LEE MÁS: Científicos peruanos desarrollan prueba que detecta la COVID-19 a través de la saliva

"Es un batazo a los dientes en mis ilusiones, las de todos mis familiares, amigos y seres queridos que llevamos luchando con un Leviatán de fuego todo este tiempo. Es una losa infinita de pena, de tristeza y de impotencia", añadió Álvarez.

El cáncer, un enemigo peligroso a enfrentar

Asimismo, el paciente no pierde las esperanzas de pasar nuevamente por el quirófano para intentar calmar aquellos "insufribles dolores" que recorre cada parte de su cuerpo"en cada minuto de cada día para que estos meses sean algo más llevaderos", detalló en Twitter.

"Nadie me garantiza ni 4 meses ni 2 ni 10. Pero han dicho 4. Pero solo voy a pelear dos opciones: 4 dignos, 100 dignos, pero ni uno por debajo de unos estándares de vida a los que no estoy dispuesto a someterme más", prosiguió.

"A partir de mañana la palabra cáncer ya no existe en mi vida. Viviré rodeado de mis seres queridos, empleando el 100% de mi tiempo en lo que quiero y con quien quiero (…) No quiero que me preguntéis qué tal estoy. Estaré disfrutando de cada segundo, creedme. No estoy dispuesto a que 'la conversación' devore mi vida", reconoció Omar Álvarez

MIRA TAMBIÉN: Argentina: Médico de 44 años falleció de COVID-19 a pesar de que recibió las dos dosis de la vacuna Sputnik V

"El cáncer me va a matar, pero no me va a quitar ni un minuto del tiempo que me queda, que será brillante, preciado y precioso, porque estoy rodeado de la gente más maravillosa que existe, y por eso me sigo considerando la persona más afortunada de este mundo", concluyó el hombre de 33 años a través de su cuenta de Twitter.

Me muero. Pero con la mayor suerte de este mundo. pic.twitter.com/fenmsQm0Ex— Omar Álvarez (@OmarAlvarez_) October 13, 2020