La lucha por preservar el medio ambiente cada vez se vuelve más complicada porque la sociedad no comprende la importancia de hacer prevalecer los derechos y, como forma de protesta, la activista Debi Altfillisch McGregor decidió hacerse múltiples tatuajes de animales en peligro de extinción con el objetivo de generar conciencia, explicó en Facebook.

Este personaje es una anciana de 67 años que no tuvo mejor idea que cubrir gran parte de su cuerpo con tinta para manifestar la opresión que existe contra aquellos seres que no hacen daño a nadie, pero que son cazados por irresponsables que buscan ganar dinero a expensas de los más débiles.

De acuerdo a Metro UK, la mujer estuvo ligada a la vida animal desde muy temprano cuando empezó a desempeñar funciones como técnica veterinaria en un centro de adopción y un hospital de animales, en California, Estados Unidos, durante 28 años.

LEE MÁS: Joven que trabaja en veterinaria baila y abraza a los perros antes de bañarlos

Altfillisch McGregor comenzó a tatuarse hace más de tres décadas junto a su esposo, pero él señalaba que "no se veían bien" su forma de expresar porque no iba acorde a una mujer, lo cual generó un gran conflicto entre ambos al nivel de separarse e iniciar los trámites de divorcio porque no se sentía apoyada por el hombre que amaba.

¡No al maltrato animal!

"Desde que nací he estado cerca y amado a los animales. Siempre he creído en el cuidado de todos los seres vivos y me horroriza que en 2021 tantos animales estén en la lista de estados vulnerables, críticos o en peligro de extinción", contó a través de Facebook.

Entre las imágenes que resaltan sobre el cuerpo de la anciana de 67 años están un oso, un gorila, un guacamayo, un panda, una cebra, un tigre blanco, una jirafa y, especialmente, un rinoceronte Java, el cual ya está extinto.

MIRA TAMBIÉN: "Regresé con un nuevo amigo", cuenta hombre que acudió a votar y luego adoptó a un perro callejero

Los animales merecen paz

"Elegí animales en peligro de extinción porque no podía soportar pensar en que iban a desaparecer de nuestro planeta. No quería que mis nietos solo pudieran ver estos magníficos animales en los libros", finalizó la publicación de Debi Altfillisch McGregor en Facebook.