El ejercicio de poner y sacar ministros sin calificaciones distrae de los objetivos de fondo de la acción política: diseñar y ejecutar acciones destinadas a mejorar la calidad de vida de las personas.