Estas últimas semanas, Estados Unidos, la OTAN y la Unión Europea manifestaron su preocupación sobre los movimientos de tropas rusas cerca de Ucrania, que hace temer una eventual invasión, algo que Moscú niega.