La llegada de Elon Musk a Twitterha causado una acumulación de facturas a proveedores que mantenían contratos con la antigua directiva de la empresa.

De acuerdo con The New York Times, el personal del nuevo directivo señaló que los servicios “fueron autorizados por la gerencia anterior a ElonMusk y no por él”.

Problemas en la red social

Elon Musk está tratando de reducir los gastos de Twitter, compañía que compró por 44 mil millones de dólares.

Para ello, ha despedido a más de 3700 empleados, un 50 % de su fuerza laboral, pero donde ahora se ha concentrado es en revisitar y renegociar los contratos de la empresa con proveedores externos.

Dentro de estos servicios se pagaba a proveedores de infraestructura informática externa, bienes inmuebles, gastos de viaje e incluso comida lujosa en las oficinas.

Musk tomó prestado hasta 13 mil millones de dólares en préstamos para poder ejecutar la compra y la red social no está logrando monetizar “correctamente”, hecho que ha significado la llegada de servicios como “cuentas verificadas por suscripción” y que han causado polémica en su momento.

Evitan llamadas

Desde esta nueva acción, el personal de Twitter está evitando las llamadas de los proveedores, quienes incluso han amenazado con demandar a la compañía.

De acuerdo con el reporte, en la empresa existe “una insatisfacción interna”.

Durante la primera llamada de Elon Musk a empleados, el nuevo CEO deslizó la posibilidad de que Twitter quiebre.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico.