El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, prometió "una investigación a fondo, sin miramientos de ninguna índole". El caso está en manos de la fiscalía y continuará con apoyo de expertos internacionales independientes, señaló el mandatario.