La imposición de tasas de interés máximas en el sistema financiero afectaría principalmente a los créditos otorgados por entidades de microfinanzas.