Durante la pandemia, la telemedicina ha sido una buena alternativa para atender a los ciudadanos. Sin embargo, una vez que la pandemia termine, esta forma de atención a distancia debe instaurarse y fortalecerse, como complemento a la atención presencial.