Muchos adultos mayores pasaron la noche en la intemperie, soportando el intenso frío y la humedad, para ser los primeros en ser inmunizados contra la COVID-19