Australia quiere que los niños de cinco años lleven cursos sobre ciberseguridad para inculcarles desde pequeños la importancia de la seguridad en las redes y volverlo una materia básica.