Está previsto que esta semana el Reino Unido introduzca un sistema basado en el nivel de riesgo de cada país, al que se adjudicará uno de los tres colores del semáforo (verde, ámbar o rojo), y que conllevará diferentes normas para los viajeros.