Las autoridades del Reino Unido impulsan una desescalada gradual en las restricciones por la pandemia debido a una notable mejora de su situación epidemiológica y un avanzado plan de vacunación contra la COVID-19.