Una conferencia internacional, organizada por Canadá con apoyo de la ONU, y que fue tachada de "farsa" por el gobierno deNicolás Maduro, superó la meta que se habían trazado para hacer frente a la segunda mayor crisis migratoria del planeta.