El fin de semana pasado el G7, grupo conformado por los países más ricos del mundo, lograron acordar un impuesto mínimo global a las multinacionales.