La situación política genera incertidumbre en el desarrollo de próximas inversiones de empresas mineras.