La tensión que generan las elecciones en la economía peruana hará que los ciudadanos eviten gastos no esenciales hasta sentir una mayor seguridad financiera.