El alza en el precio del dólar generó un incremento en los precios de los insumos que se utilizan para elaborar los productos de panadería.