Maddie Groves se retiró de las pruebas para los Juegos Olímpicos, tras denunciar la presencia en el deporte de "pervertidos misóginos".