Cuando falta poco más de un mes para las elecciones intermedias del 6 de junio, las más grandes de la historia de México, el país ya registra el mismo número de candidatos asesinados que en los comicios de 2018.