Los animales habían caído a un socavón que supera los 120 metros de diámetro. Esta falla ha causado daños en viviendas y representa un peligro para las personas, por lo que el Gobierno de Puebla dudaba en rescatarlos.