Un interno que trabajaba en los contenedores de material de plástico reciclable encontró el cuerpo del bebé desde comienzos de semana cubierto con cal y dentro de una bolsa dentro del penal mexicano de San Miguel, en la ciudad de Puebla.